En Malapascua queremos generar un impacto positivo en el planeta y sus comunidades, mientras inspiramos a otros a hacerlo. Ese es el fin último, es por eso por lo que estamos en este negocio. Todas y cada una de las acciones que tomamos en nuestro día a día las basamos en esa misión.

Utilizamos algodón 100% orgánico en nuestras prendas, así como materiales reciclados (botellas de plástico, entre otros). Además, no utilizamos productos químicos. ¿Sabías que con el algodón convencional se utilizan hasta 2.400 químicos diferentes (30% de ellos tóxicos)? 
Hacen falta 2.700 litros de agua para fabricar una camiseta de algodón convencional. Esto equivale a lo que bebe una persona durante 2 años. Gracias al algodón orgánico, sin embargo, utilizamos solo 1/9 parte de este agua.
Solo utilizamos tintas de base al agua, las que tienen menor impacto medioambiental. Estas tintas no contienen plásticos ni PVC, y los pigmentos son de origen mineral y vegetal.
Nos aseguramos de que todas las personas que trabajan en todo el proceso de producción cobren un salario justo y tengan buenas condiciones laborales. Desafortunadamente, esto no es lo normal en el resto de la industria.
Demostramos todo esto mediante una serie de certificados que, para nosotros y nuestros proveedores, son de uso obligado (y así debería ser en toda la industria). Entre ellos, GOTS (algodón orgánico), Fair Trade (comercio justo) o PETA Approved Vegan (vegano).
Por supuesto, entregamos todos nuestros pedidos en cajas de cartón reciclado impresas con tintas vegetales. Estas cajas son biodegradables, compostables y libres de plástico.
 
La industria textil, que es la segunda más contaminante del mundo, consume recursos como si tuviéramos a nuestra disposición 1,7 planetas Tierra. Pero sólo tenemos uno. Y lo peor de todo es que cada vez se utiliza menos la ropa y acaba antes en la basura. El 73% de toda la ropa del mundo acaba en vertederosCada segundo que pasa, se desecha un camión de la basura lleno de ropa. Menos del 15% de las prendas se recoge para reciclaje.

Por eso, en Malapascua apelamos a un consumo consciente, comprometido con el planeta y sus comunidades. Menos es más, y es mejor comprar menos prendas pero que estas sean de buena calidad y duren mucho más tiempo.