¿Por qué la isla de Malapascua respira sostenibilidad?

La isla de Malapascua tiene magia, tiene una energía única que traspasa todas las fronteras. Cuando visitas esta pequeña isla no te quedas indiferente. Lo primero que te acoge es su gente con esa sonrisa típica de los filipinos. 

No pretendas que tu ritmo les cambie, ni que tus prisas les hagan correr más. Su día a día te enseña mucho más que lo que hemos aprendido en Occidente. Y es por eso que tenemos mucho que aprender todavía

La sostenibilidad es una de las cosas que una isla perdida en medio de Filipinas puede enseñarte. Las islas Filipinas, igual que la mayor parte de Asia, están plagadas de basura y el consumo de plásticos de un sólo uso está en el día a día de todos los que las visitan. 

Es muy difícil concienciar desde las grandes ciudades. Por ello, desde la isla de Malapascua, hace años se empezaron a realizar actividades de reciclaje, concienciación y sostenibilidad. Vieron el impacto que todo eso tiene en sus playas, en su pesca, en la conservación marina y en sus trabajos y empezaron el viaje. La mayoría de negocios prohíben el uso de bolsas de plástico, pajitas, y otros plásticos de un sólo uso, por lo que ofrecen alternativas de papel u otros materiales. Incluso fabrican cojines y muñecos con plástico reciclado. 

Con estas cosas, me he replanteado varias veces qué pasa en Europa que estamos tan atrasados con estas alternativas. Allí, incluso fabrican sus propias pajitas de papel, ¿por qué es tan difícil llevar estas cosas a cabo en un continente como Europa, donde tenemos más facilidades de maquinaria y producción? Probablemente, tiene que ver que todo con intereses económicos y no interesa dejar de consumir plástico por las grandes empresas que caerían en quiebra, pero esto ya da para otro artículo… 

Y volviendo a este lugar maravilloso por su gente, sus rincones y sus costumbres… Malapascua es una isla muy pequeña donde se hacen grandes cosas.

Esa esencia deja huella en esta marca, Malapascua, ya que como base está la sostenibilidad, la reducción de plástico, el reciclaje y la reutilización. Con esto, no nos olvidamos de la unión que puede tener Malapascua entre todas y todos nosotras y nosotros, ya que compartir esa esencia, como allí comparten esos valores, puede llevarnos a dejar este impacto positivo que todas y todos queremos en el planeta. 

Viajar a Malapascua te hace sentir parte del cambio, porque su gente te acoge y comparten sus valores desde que llegas hasta que te vas. Por eso, queremos acogerte y hacerte parte de esto. Viaja con nosotros y descubre más en este camino.

Un artículo escrito por Marta Padrós López

Deja un comentario

Tu comentario será revisado antes de ser publicado.

MALAPASCUA SHOP